caries-etapa-infantil

ALIMENTACIÓN Y SALUD DENTAL EN EDAD INFANTIL (II)

Medidas dietéticas y recomendaciones alimentarias para prevenir la caries dental

Hay circunstancias que aumentan el riesgo a desarrollar caries dental en la etapa infantil. Controlando su presencia podremos prevenir la aparición de caries en los más pequeños.
• Que no  se debe hacer cuando son bebés:
 Uso de biberón después de la erupción de los primeros dientes. Hay que empezar a enseñarle al niño a beber de una taza alrededor de los 6 meses de edad y tratar de suspender el uso del biberón hacia la edad de 12 meses aproximadamente.
 Poner en el biberón zumos envasados o bebidas azucaradas.
 El uso de las pajitas en lugar del vaso para beber la leche
 Añadira la leche del biberón compuestos azucarados como azúcar, cereales, cacao en polvo, miel o galletas. Esto aumenta el riesgo de aparición de la llamada “caries del biberón”.
 Endulzar el chupete con azúcar para calmar el llanto del bebé.
 Llevar el niño a dormir con un biberón con leche o zumo. Hay que llevar sólo una botella de agua.
 No retirar el biberón cuando el niño se queda dormido.
 Mala higiene dental a los bebés.

Cuando no han salido aún los dientes ya se pueden iniciar los hábitos de higiene bucal. Es recomendable limpiar bien la boca con una gasa enredada en el dedo mojada en suero fisiológico después de cada ingesta de alimentos.
Cuando ya han erupcionado los primeros dientes, es necesario iniciar el cepillado dental, siendo muy importante que el pequeño no se vaya a dormir sin antes lavarse la boca (si toma la leche y se queda dormido será más probable la aparición de caries).
• Que no se debe hacer cuando ya son más mayores:
 No enseñar a los niños buenos hábitos de higiene bucal desde el seno de la familia. Los padres deben saber que no se debe soplar la comida del pequeño, besar en la boca o compartir los cubiertos pues de esta manera se transmiten las bacterias cariogénicas a la boca de los hijos.
 Consumir azúcar en exceso presente en golosinas, chocolates, batidos de sabores, refrescos azucarados, zumos envasados, etc.
 No tener un aporte de flúor adecuado. La falta de este mineral debilita el esmalte del diente aumentando el riesgo de caries.
 Consumir un exceso de alimentos ácidos, puesto que el pH ácido promueve la desmineralización del diente y el desarrollo de la placa dental.
 No vigilar si las medicinas habituales contienen exceso de azúcar (se añade con la finalidad de dar un sabor agradable).
Es necesario el cepillado de dientes justo después de tomar el medicamento.
 Si el pequeño tiene los dientes demasiado apiñados, con restauraciones defectuosas o defectos en el esmalte, o con anatomía muy profunda, hay que tener mucho más cuidado con su higiene bucal.