singluten

MANIFESTACIONES CLÍNICAS DE LA INTOLERANCIA AL GLUTEN

La intolerancia al gluten se manifiesta bajo un enorme espectro de signos y síntomas clínicos que difieren  considerablemente en función de la edad en la que aparece.

Durante los primeros años de vida aparecen síntomas intestinales y el notable retraso en el crecimiento.

Si la enfermedad se desarrolla posteriormente aparecen síntomas extraintestinales y enfermedades asociadas, muchas con base inmunológica (dermatitis herpetiforme, déficit selectivo de IgA, diabetes mellitus tipo I, tiroiditis o hepatitis autoinmune.

Hay pacientes que presentan síntomas que no se corresponden con la gravedad de la lesión en las vellosidades intestinales. Por ejemplo, hay casos en los que personas con un estado físico deteriorado pero con lesiones mínimas (sobretodo en adultos) o casos en los que las lesiones son considerables pero no hay presencia de síntomas evidentes (sobretodo en edad infantil).

Síntomas y signos de la enfermedad celíaca según la edad:

Edad infantil Adolescencia

 

Adultos
Vómitos, diarreas fétidas, abundantes y grasosas, anorexia, náuseas, astenia, irritabilidad, cabello frágil y quebradizo, distensión abdominal, hipotrofia muscular, nalgas, muslos y brazos, alteraciones en el crecimiento (alrededor del 9%-10% de los niños que no crecen a un ritmo adecuado presentan enfermedad celíaca), retraso ponderoestatural, defectos en el esmalte dental, introversión, dependencia, leucopenia, coagulopatías, trombocitosis, hiperactividad, dislexia y autismo. Anemia ferropénica, dolor abdominal, diarrea malabsortiva, estreñimiento, meteorismo, hepatitis, estomatitis attosa, queilitis angular, dermatitis atópica, cefaleas, epilepsia, estatura corta, retraso puberal, menarquía tardía y artritis crónica juvenil. En ocasiones no se presentan síntomas.

 

Diarrea malabsortiva, apatía, irritabilidad, depresión, astenia, inapetencia, pérdida de peso, dermatitis herpetiforme, anemia ferropénica, osteoporosis, fracturas, artritis, artralgias, colon irritable, estreñimiento, abortos, infertilidad, menopausia precoz, recién nacidos con bajo peso al nacer, ataxia, epilepsia, neuropatías periféricas, cáncer digestivo e hipertransaminemia