alimentacion-ecologica-ninos-con-sindrome-de-down-come-para-nutrite

BENEFICIOS DE LOS ALIMENTOS ECOLÓGICOS

En los últimos años se ha producido un incremento significativo en la producción y consumo de alimentos ecológicos.

Esto se debe al mayor conocimiento que se tiene de sus beneficios para la salud del consumidor como para el cuidado del medio ambiente.

La agricultura ecológica, orgánica o biológica es una forma de producción agrícola basada en la gestión integral del ecosistema en lugar de la utilización de fertilizantes y plaguicidas sintéticos.

Los alimentos de origen vegetal ecológicos excluyen el uso de semillas y especies modificadas genéticamente (transgénicos), conservadores, aditivos e irradiación.

La producción de alimentos de origen animal excluye el uso de medicamentos veterinarios (hormonas y antibióticos) y el tratamiento postmorten  con nitritos ni otras sustancias químicas.

La introducción de alimentos ecológicos en la alimentación de la familia beneficia la salud de todos, aunque especialmente la de los más pequeños, que están en pleno crecimiento.

De esta forma, evitamos que los niños consuman de forma involuntaria pesticidas, conservantes y multitud de productos químicos que pueden llegar a ser perjudiciales.

Los niños son más susceptibles porque tienen un menor peso corporal y sus órganos están en desarrollo, por lo que a igual dosis de tóxicos que un adulto, mayor es el efecto de su toxicidad.

¿Qué beneficios ofrecen los alimentos ecológicos?

En cuanto a los alimentos de origen vegetal:

  • Utilización de alimentos de temporada que conservan intactas sus propiedades nutricionales. Se mantiene su aporte de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales.
  • Mantienen sus cualidades organolépticas, es decir, textura, apariencia y sabor mucho más intenso.
  • Son alimentos mucho más saludables, pues han crecido de forma natural en los árboles o en el suelo sin necesidad de usar productos que favorezcan su rápido desarrollo al haber sido recolectados en su momento justo de maduración.
  • Favorecen la diversidad de los cultivos, así como del mantenimiento de una agricultura tradicional y local.
  • Al haber sido cultivados sin aditivos ni pesticidas cuidamos el medio ambiente, ya que ahorramos en emisiones de CO2.

En cuanto a los alimentos de origen animal:

  • La ganadería ecológica rechaza técnicas de sincronización de celos mediante procedimientos no naturales, la manipulación genética, tratamiento con medicamentos que puedan dejar residuos, vacunación innecesaria y alimentación mediante mezclas de subproductos de origen animal, estimuladores del crecimiento y del apetito, urea u otras sustancias tóxicas.